Aunque chicos y grandes usemos ropa por igual, hay ciertas prendas que indiscutiblemente son más usadas por los más chicos con la ventaja de aumentar la diversión o, totalmente lo contrario, dependiendo cada caso, ya que a esa edad los mayores son quienes casi siempre eligen qué comprar. Cualquiera que haya sido tu caso cuando eras niño, seguro había cierta ropa que te encantaba y otra que odiabas.

 

Hagamos un recuento con 7 prendas que seguramente usaste cuando eras niño, probablemente aparezca una sonrisa en tu rostro.

 

1) Shorts

La prenda por excelencia de los niños, de hecho, cuando fue inventada era para uso exclusivo de los pequeños, aunque con el paso del tiempo parece que a los adultos les dio envidia tanta comodidad y también la adaptaron a su vestimenta.

 

2) Tirantes, chalecos y moños

Cuando se trataba de vestirte para un evento de gran porte y elegancia, seguro tus papás recurrían a una de estas tres opciones: un chaleco formal, unos tirantes de estilo único o un moñito con todo el glamour infantil. Si hoy ven una foto tuya vestido así puede pasar una de dos, te dicen “ah que tierno” o “estabas bien chistoso”.

 

3) Accesorios de lluvia

Ahora que “somos grandes” nos molestan los días de lluvia porque las calles se llenan de tráfico y limitan mucho nuestra agenda del día. Por el lado contrario, en nuestros primeros años ver la lluvia caer era sinónimo de diversión bajo el agua, de ser traviesos y desobedecer un poco para lo que un buen impermeable y unas buenas botas eran la mejor compañía.

 

4) Pijamas

¿Quién no estuvo en una famosa pijamada? Ese momento en que cambiabas tu ropa del día para transformarte y ser parte del misterio de la noche envuelto con su luna, estrellas, cuentos y misterios (incluyendo los mejores chismes ya en la adolescencia). Podían ser de colores o de animales, pero las mejores eran las completas de pies cabeza. Cruzábamos la hora de ir a dormir y ya nos sentíamos todos unos rebeldes.

 

5) Gorros y coronas

Ya sea para cubrirnos del frío, del sol o tan sólo para ponerle onda a nuestro outfit, los gorros también estaban a la orden del día sobre nuestras cabezas. Aunque había unos en particular que nos hacían sentir como reinas y reyes.

 

6) Capas y alas

A través de la imaginación podíamos hacer y llegar hasta donde nuestra mente nos llevara, incluso a volar tan alto como las nubes, para lo que teníamos de todo tipo de alas: hada, mariposa, abeja, pájaro, cohete o hasta capa de superhéroe (nunca fallaba).

 

7) Princesas y guerreros

Además de la imaginación, por medio de historias de libros o de la pantalla, también teníamos a nuestros modelos a seguir, que para entonces ninguno era un emprendedor o un alto directivo, sino todo lo contrario, queríamos convertirnos en princesas o guerreros para disfrutar de nuestros propios mundos vistiendo los elementos necesarios para serlo.

 

Pasan los años y lo que usábamos de niños se sigue usando, aunque a veces con mejor estilo, como el que puedes encontrar con AÉROPOSTALE, tal vez ya no para ti, pero sí para los niños que sean parte de tu familia.