Camisas, camisetas, vestidos, chamarras, jeans, bermudas, calzado y un sinfín de accesorios están hechos a base de la tela favorita para cualquier ocasión: la mezclilla.

Aunque no siempre fue tan querida, a un principio -el también conocido como denim- se empleaba principalmente como ropa de trabajo para obreros y mineros, incluso llegó a ser el uniforme para prisioneros de cárcel, esto debido a la alta resistencia con que cuenta la composición de este textil… ¿a poco no sigues usando tus jeans favoritos después de mil años de uso?

La historia cambió. Desde los años 50 de la mano del rock and roll, la mezclilla tomó una increíble aceptación al momento en que estrellas como Elvis Presley la popularizaron. Hoy, en pleno 2018, encontramos de todo en versión denim, ¡de todo!

 

No te adelantes, aquí te decimos cómo y cuándo usar el denim para cada ocasión

Rutina de ciudad

Ya sea para ir a un museo, al cine, juntarte con amigos o para trasladarte de la casa a la escuela o al trabajo, unos jeans para ellos y un vestido en denim (si estamos en primavera-verano) para ellas serán la mejor opción. Aquí la clave es elegir los accesorios que contrasten con el clásico azul del denim, un detalle en rojo va como anillo al dedo. Y no olvides, si se trata de largas caminatas, el calzado puede que sea lo más importante para recorrer la ciudad sin problemas, elige los más llamativos para ponerle onda a lo gris de la ciudad.

 

 

Noche de concierto

Lo primero es pensar en lucir lo más rebelde posible: jeans “rotos” o viejos, chamarra de cuero o de mezclilla, tenis resistentes o botas desgastadas (por aquello de los pistones), playera a rayas o con la imagen de la banda que irás a ver, y mucha actitud para rockear con tu look.

 

 

Cena relax

Para una salida tranquila de noche con amigos o familia, con cervezas o con cafés, una camisa o camiseta de un solo color te irá bastante bien, tenis relajados, y el sello que resalte tu outfit podrá ser la chamarra que elijas, estarás pensando “pero sí sólo será para llegar y salir”, sí, pero recuerda que la primera impresión es lo que cuenta, sobre todo si tienes una chica o chico a quién impresionar (o unos papás que se fijan en todo).

 

 

De paseo por la playa

¡Shorts para empezar! Cuando vamos a la playa hay que aprovechar del sol y del calor, así que usar pantalón es casi un pecado. Usa ropa corta, hay prendas de mezclilla bastante ligeras que puedes combinar como una camisa abierta sobre una playera o unos shorts cortos con tu bikini.

 

 

Aun cuando tengas en tu colección varias prendas y accesorios con denim, no te recomendamos usar más de una en la composición de un outfit. Es una regla común, pero no olvides que en la moda las reglas se hicieron para romperse (tip: si lo vas a hacer, combina tonos claros con oscuros).