Hay días en los que de plano no queremos saber nada de nadie, nuestro ánimo esta por los suelos y lo único que queremos es dormir, no dejes que esto acabe con tu día mejor prueba una o todas las cosas de esta lista para alegrarte y ponerte de muy buen humor.

Clases de baile: Bailar siempre nos levanta el ánimo, nos activa mucho y es una buena forma de hacer ejercicio, no necesitas ser experta, lo único que necesitas es muchas ganas de divertirte y compromiso para incluirlo a tu rutina.

Sal a caminar: Sal de tu casa, lo peor en días en los que te sientes apagada es quedarse encerrados, ve a un parque, respira el aire y disfruta del paisaje, de la gente y todo lo que te rodea, esto te relajará por completo y así podrás despejar tu mente y hacer las cosas con alegría.

Juega con tu mascota: Un perro, gato o la mascota que tengas siempre es buena compañía, son tan mágicos que solo ellos tienen el poder de hacerte sentir bien cuando lo necesitas, juega con ellos, acurrúcate junto a ellos y cuéntales todo, son los mejores cómplices y tus secretos estarán muy bien guardados.

Lee un libro: Busca un lugar cómodo en tu casa o fuera de ella, un lugar que te tranquilice y sea ideal para centrar toda tu concentración en la historia del libro. Te vas a perder en ella y se te olvidarán todos los problemas, nada como la magia de un buen libro.

Escucha nueva música: La música es sanadora, y si tenemos nuestras favoritas pero prueba con algo nuevo, te vas a llevar algunas sorpresas y nuevos grupos favoritos, canta y baila como si nadie te estuviera viendo, vas a ver cómo te diviertes y sacas todo lo malo.

Hazte un masaje: Esto puede ser una buena alternativa para relajar tu cuerpo y mente, tomate un tiempo y ve a que te den un masaje, te dejará como nueva.

Ve a una clase de Yoga: Hablando de relajación esta es una técnica muy buena, ya que tienes que poner toda tu concentración en esto, tendrás mucha flexibilidad y un cuerpo bien tonificado.

Llama a un amigo: Muchas veces solo se necesita a alguien que escuche y nada más, y quien mejor que un amigo, puede ser alguien que tenías tiempo sin ver y centrar la conversación en saber que ha hecho, seguro estarán horas hablando y van a recordar muy buenos momentos.

Cocina un postre o tu platillo favorito: Esta puede ser una terapia muy sanadora y rica, escoge que quieres cocinar, pon música y manos a la obra, vas a pasar un buen rato y al final la recompensa será deliciosa.

Toma un baño caliente: El agua es de lo más relajante, simplemente métete a la regadera y disfruta. Son cosas muy sencillas que pueden ser ordinarias el cambio está en hacerlas especiales y realmente disfrutarlas y divertirte. ¿Qué haces tu para alegrar tu día?